Cómo conocer las deudas que afectan a su historial crediticio

Cuando una persona solicita un crédito la entidad financiera con la cual se realiza esta solicitud pedirá al solicitante una autorización para verificar el historial crediticio en la institución encargada de llevar dicho historial que es el Buró de Crédito.

En el Buró de Crédito aparecen todos los créditos que una persona ha solicitado y el estatus que dichos créditos guardan si se pagan a tiempo, si hay retrasos, si hay créditos que se dejaron de pagar, etcétera, cualquier información respecto a un crédito se guarda y forma parte del historial crediticio de una persona.

Cuando una institución de crédito consulta el historial crediticio de una persona, se puede enterar de qué tan puntual y responsable es con el pago de sus deudas, así como saber la cantidad de préstamos que tiene vigentes, de esta forma sabe si es seguro otorgarle el crédito a esta persona o no.

Tener un buen historial ayuda a obtener mejores tasas de interés y mejores condiciones en el otorgamiento de un crédito.

¿Dónde ver mi historial crediticio?

Antes que nada, es importante saber que aparecer en el Buró de Crédito no es malo, en el momento en que se contrata un crédito se envía la información para registrarlo en el Buró de Crédito, y ahí es en donde se ve si el cliente en responsable en sus pagos o no, de acuerdo a su historial crediticio.

Para consultar el Buró existen varias formas, una de ellas es consultar directamente en el portal del Buró de Crédito (https://www.burodecredito.com.mx/); ahí encontrarás un enlace que dice “Reporte de Crédito Especial”, sigue los pasos que ahí se indican para generar el reporte de crédito especial.

Es muy importante tener a la mano un número de tarjeta de crédito, número de crédito automotriz o hipotecario, aunque éste ya no esté vigente, el RFC y la CURP.

El Buró de Crédito permite generar un reporte especial de crédito cada 12 meses de manera gratuita, si quieres obtener un reporte especial de crédito y consultar tu historial crediticio antes de los 12 meses tiene un costo.

Otra forma de obtener el historial crediticio es acudir a la Institución Bancaria en la que se tenga una cuenta y solicitar ahí el reporte especial de crédito.

Las instituciones bancarias tienen la obligación de generar un reporte del historial crediticio, sin costo para sus clientes, una vez al año.

También se puede solicitar el reporte especial de crédito en la siguiente dirección enviando un correo electrónico a servicio.clientes@burodecredito.com.mx o llamando al teléfono 01 55 5449 4954 desde cualquier parte de la república.

¿Qué deudas afectan a mi historial crediticio?

Saber qué deudas afectan el historial crediticio, así como la vigencia de éstas permite poder administrar la imagen crediticia de una persona en el buró de crédito, esto sabiendo que una persona que tiene un buen historial puede obtener un préstamo rápidamente y con excelentes condiciones de plazo y tasa; mientras que la principal causa por la cual a una persona se le niega un crédito es precisamente el contar con un mal historial.

La Encuesta Nacional de Inclusión Financiera del 2018 da a conocer que el 30% de las personas que solicitan un crédito son rechazadas debido a un mal historial crediticio.

Es por esto por lo que se vuelve importante el saber qué deudas afectan el historial crediticio, ya que de esta forma las personas saben qué deudas afectan su historial crediticio, ya sea de forma positiva o negativa.

Para saber qué deudas afectan el historial crediticio primero hay que saber que existen dos tipos de créditos, los formales y los informales, los primeros se refieren a los crédito que son otorgados por instituciones financieras mientras que los segundos son créditos otorgados por empresas que se encuentran fuera del sistema financiero.

Aquellos créditos que no se encuentran respaldados por una institución financiera no son reportados en el historial crediticio, tal es el caso de préstamos personales, prestamos de nómina, siempre y cuando no estén respaldados por un banco, préstamos de casas de empeño, multas de tránsito, entre otros.

Las deudas que sí afectan el historial crediticio son todos los créditos bancarios como son, tarjetas de crédito, créditos hipotecarios, tarjetas de crédito bancarias, tarjetas de crédito departamentales, créditos automotrices, créditos hipotecarios etcétera.

Los créditos no bancarios pero que se reportan en el historial crediticio como son los créditos de tiendas departamentales, créditos automotrices cuando son otorgados por la distribuidora, televisión de paga o planes de telefonía celular, así como los adeudos fiscales.

¿Qué deudas no afectan a mi historial crediticio?

Las deudas que no afectan el historial crediticio de una persona son aquellas deudas consideradas como informales, es decir, aquellas que no se encuentran respaldadas por una institución financiera.

Entre este tipo de deudas se encuentran los préstamos personales, o préstamos que se le piden a un familiar o amigo, los adeudos por multas de tránsito, los adeudos de predial o en general cualquier adeudo por cuestión de multa o recargo a una entidad de gobierno, excepto los adeudos con el Sistema de Administración Tributaria (SAT), ya que los adeudos fiscales sí se reportan al Buró de Crédito y afectan el historial crediticio.

Otras deudas que no afectan al historial crediticio son las adquiridas con las casas de empeño o prestamistas. En general cualquier deuda contraída fuera del sistema financiero y tributario no afectan.

¿En qué me puede afectar tener deudas en mi historial crediticio?

Como se mencionó anteriormente el tener deudas no afecta el historial crediticio, cualquier deuda contraída dentro del sistema financiero o tributario mexicano aparecerá en el Buró de Credito.

Lo que realmente afecta, ya sea de manera positiva o negativa es la forma en que estas deudas son pagadas. Una persona que paga sus deudas a tiempo y no tiene un gran número de ellas tendrá un historial crediticio limpio, lo que se recomienda para obtener créditos de manera rápida y con excelentes condiciones.

Una persona que se atrasa en sus pagos pero que al final termina pagando sus créditos o que tiene una gran cantidad de deudas vigentes, aunque las pague a tiempo verá afectado su historial crediticio, pues es considerado un deudor con un cierto riesgo por lo que no le será tan fácil acceder a un crédito.

Una persona que ha dejado de pagar sus deudas verá afectado su historial crediticio de forma muy negativa lo que le hará imposible obtener un nuevo crédito dentro del sistema financiero, ya que es considerado un deudor de alto riesgo.