Qué pasa con las deudas que deja una persona fallecida.

Actualmente la mayoría de las personas mayores de edad se encuentran pagando algún tipo de crédito; pero cuando sucede un imprevisto qué pasa con las deudas que deja una persona fallecida, sobre todo si las deudas son muchas, solo hay que pensar que se pueden tener deudas con bancos, con tiendas departamentales, incluso con particulares, a través de las firmas de pagarés.Es por ello que en este artículo vamos a explicar qué pasa con las deudas que deja una persona fallecida. Ya que los acreedores pueden querer sorprender a los familiares de la persona que ha fallecido e intentar cobrar las deudas y éstos, por desconocimiento toman tienen que liquidar las deudas que deja una persona fallecida. Sobre todo, aquellas deudas de tarjetas de crédito o préstamos en los que media un pagaré.

¿Se cancela una deuda cuando el deudor fallece?

Un principio básico de las leyes financieras y mercantiles es que las deudas no son heredables, es decir las deudas que deja una persona fallecida deberían de ser canceladas; sin embargo, las deudas que deja una persona fallecida pueden ser o no cancelas, dependiendo de la condiciones en que se haya adquirido la deuda; las tarjetas de crédito cuentan con un seguro de vida que cubre el adeudo cuando el titular fallece, sin embargo, este seguro depende de que no existan atrasos en el pago de las mensualidades de la tarjeta; en el caso de tarjetas de crédito departamentales esto no siempre es así, no todas las tarjetas de crédito departamentales cuentan con un seguro de vida.

En caso de que exista un seguro de vida que ampare el adeudo es necesario que los familiares avisen a la institución crediticia sobre el fallecimiento del deudor dentro de los 180 días hábiles posteriores al hecho. Lo que pasa con las deudas que deja una persona fallecida es que se cancelan al igual que la línea de crédito; pero solamente se cancelas aquellas obligaciones contraídas antes del fallecimiento; el uso de la línea de crédito posterior a la fecha del fallecimiento tendrá que ser pagada por los familiares del deudor.

Las deudas que deja una persona fallecida también dependen de si el crédito es un crédito mancomunado, es decir, de si existe un deudor solidario o aval, ya que en caso de existir esta persona, sería la encargada de pagar las deudas que deja una persona fallecida, esto es debido a que el adeudo aparecerá en el reporte del buró de crédito del aval o deudor solidario.

Si no existe seguro de vida y el crédito no es mancomunado, las deudas que deja una persona fallecida son cubiertas con la herencia, en caso de que la herencia no sea lo suficientemente cuantiosa como para liquidarlas el saldo pendiente se cancela, aunque existen algunas excepciones que dependen de la forma en que la deuda fue adquirida.

Entre las excepciones sobre las deudas que deja una persona fallecida se encuentran, como se mencionó anteriormente, los cotitulares de la deuda, es decir, las personas que hayan firmado, junto con el deudor principal los documentos del adeudo, que pueden ser el contrato para la línea de crédito o los pagarés.

Otra excepción que indica la ley es que en ciertos casos se obliga al cónyuge, si la ley estatal así lo establece, que cierto tipo de deudas sean liquidados por el cónyuge como pueden ser los gastos médicos u hospitalarios en caso de que la persona haya fallecido en un hospital.

También marca la ley que cuando una persona es la responsable de la persona fallecida, esta persona deberá de liquidar las deudas que deja una persona fallecida.

¿Quién paga la deuda de una persona fallecida?

Las deudas que deja una persona fallecida son pagadas por diferentes personas o instituciones, dependiendo de cómo se adquirió dicha deuda.

Las deudas que deja una persona fallecida que cuentan con un seguro de vida, que por lo general son los créditos hipotecarios, los automotrices y en algunos casos, las tarjetas de crédito son pagadas por la aseguradora que expide el seguro de vida; sin embargo, habrá que leer si las condiciones de la póliza son para el pago total del adeudo o tan solo una parte.

Esto es algo que se debe de verificar en el caso de créditos hipotecarios o automotrices ya que, si no se está al corriente con los pagos lo más probable es que el seguro de vida no este vigente y por lo tanto, no proceda el seguro.

Para otro tipo de deudas que deja una persona fallecida éstas son pagadas con la herencia que haya dejado; por lo que a la persona que se le haya designado para hacer entrega de la herencia tiene la obligación primera de liquidar los adeudos.

En caso de que la herencia no alcance a cubrir el total de las deudas que deja una persona fallecida, éstas serán canceladas y en caso de que no exista herencia también las deudas son canceladas.

De acuerdo con la ley, los acreedores deben de contactar al cónyuge de la persona fallecida, a sus padres en caso de que el deudor sea menor de edad o con el representante legal, tutor o albacea de la persona fallecida para ver la liquidación de las deudas; la ley establece claramente que los acreedores de las deudas que deja una persona fallecida solo pueden hablar con estas personas y con ninguna otra.

Los acreedores pueden contactar a las referencias que el deudor haya dejado establecidos en el contrato, con la única finalidad de obtener información sobre la persona que está nombrada como administrador de la herencia; pero de acuerdo con la ley, los cobradores no pueden dar ningún detalle a terceros sobre el estado de las deudas que deja una persona fallecida.

Quién paga las deudas que deja una persona fallecida es pues el mismo deudor, ya sea a través de la herencia o con el bien mueble o inmueble que fue objeto del crédito; como mencionamos anteriormente, también están obligados a pagar las deudas que deja una persona que fallece los deudores solidarios o avales, pero solamente en aquellas deudas en los cuales firmaron como corresponsables del préstamo. Fuera de ellos ninguna persona está obligada a pagar las deudas que deja una persona que fallece.