Qué es la economía normativa, tipos y ejemplos

Se le conoce como economía normativa al conjunto de normas que rigen la forma de comprar, vender, regalar y comercializar.

Debemos saber distinguir entre la economía normativa en relación a materia económica y economía positiva que se refiere a “lo que es”.

Podemos decir también que la economía se encarga de proponer ciertas recomendaciones. Políticas y acciones que se basan en juicios personales en “lo que debería ser”. Estas normas deben tener una relación entre sí y por supuesto deben saberse distinguir de manera correcta para mejorar y aplicar su relación entre sí.

Economía normativa – ¿Cómo funciona la economía normativa?

La economía normativa identifica qué objetivos son deseables para después aplicar la llamada economía positiva y ver si realmente funciona. La elección de ciertos objetivos dependen de las consideraciones éticas y políticas del economista, esto no suele considerase como una economía puramente científica.

La economía normativa introduce un juicio de valor, por lo que deja de ser objetiva. El sistema económico de un país o de una economía se compone por un orden normativo.

Economía normativa – Juicio de valor.

La economía normativa evalúa como buena o mala alguna situación. A eso es lo que se conoce como juicio de valor.

A raíz de este juicio de valor se plantean y recomiendan distintas estrategias para mejorar el sistema económico. Las recomendaciones que se plantean, cuando están formuladas por un órgano competente entonces se convierten en normas económicas.

No es tan difícil concluir que la política económica se ocupa de todos los aspectos relacionados a lo que se debe hacer y se requiere de ciertas normas para poder ejecutarlas.

Por supuesto hace que se mejoren las relaciones para tratar de unificar las diferentes actividades económicas del país, y por supuesto mejorar la situación de dinero.

Economía normativa – Usos de la economía normativa.

Ahora es tiempo de ver una serie de cuestiones en donde se aplica la economía normativa, con el fin de hacer más fácil su comprensión; éstos son ejemplos de respuestas que debemos obtener para poder realizar un juicio de valor:

  • ¿Qué tipo de nivel de paro puede tolerar nuestra economía?
  • ¿Qué tipo impositivo máximo se puede aplicar?
  • ¿Se deben intervenir los precios de los alimentos básicos?
  • ¿Deben ser ciertos sectores estratégicos controlados por el Estado?
  • ¿Cuál debería ser el porcentaje de gastos de Defensa sobre el PIB?
  • ¿Se puede justificar un impuesto sin ocultar algún tipo de gasto innecesario?
  • ¿Cuál es la consecuencia de la inflación?
  • Analizar el resultado de una medida de crecimiento.
  • Consecuencias de los gastos.

Éstos son solo algunos ejemplos de lo complicado que es el sistema económico y de la dificultad que encierra a la economía normativa. En muchas ocasiones ésta economía llega a fallar puesto que es un problema que no todos están dispuestos a apoyar, además la economía se rige a través de juicios de valor, lo cual indica que se debe elegir de acuerdo a una toma de decisiones conjuntas.

Economía normativa – Ejemplos de la economía normativa.

La economía normativa es la encargada de sugerir algunas recomendaciones, políticas y acciones que se fundamentan en juicios personales subjetivos o en «lo que debería ser». Para que esto suceda se funda en la teoría económica.

La economía normativa determina cuáles son los resultados deseables en determinados objetivos, para posteriormente poder utilizar el conocimiento de la economía positiva para conseguirlos.

La selección de los objetivos se da de acuerdo a los fundamentos éticos y políticos del especialista económico, debido a ello se estima que no es una economía netamente científica y aplica los criterios obtenidos en los conocimientos y experiencia de cada economista.

Existen diferentes usos en la economía normativa, por lo que a continuación mencionaremos un claro ejemplo de economía normativa.

La economía normativa se da por algunos casos que se describen en la economía positiva, la cual recomienda políticas económicas que se fundamentan en un juicio de valor.

A continuación un ejemplo de la economía normativa, que es únicamente descriptivo:

«Las personas tienen un sueldo más elevado en la ciudad que en el campo, debido a ello se está dando una gran  migración del campo a la ciudad».

Por lo que utilizando el siguiente juicio de valor se dice que:

«El despoblamiento de las zonas rurales no es bueno».

Debido a ello la economía normativa dará la siguiente recomendación para aplicar la subsecuente política:

«Es necesario subsidiar los sueldos de las zonas rurales, esto con la finalidad de prevenir que la desigualdad de salarios conduzca a que los habitantes del campo migren a la ciudad».

En el ejemplo anterior de economía normativa, se puede apreciar con claridad cómo según sea el caso del juicio de valor, se recomendará aplicar una u otra política económica.