Inflación y deflación: qué es y diferencias

Dos términos económicos de uso generalizado pero que pocas personas realmente entienden son la inflación y deflación. En este artículo hablaremos sobre éstas qué son y sus diferencias.

Estos términos están muy relacionados con el de estabilidad de precios, que según Friedman en su teoría económica establece que el nivel de precios está directamente relacionada con la cantidad de dinero en circulación, es decir, que si se aumenta la cantidad de circulante aumentan los precios, y si se disminuye la cantidad de circulante disminuyen éstos disminuyen.





Sin embargo, según Friedman, si los precios aumentan de manera excesiva entonces se distorsiona la realidad económica de un país. Ésta es la razón por la cual los bancos centrales controlan la cantidad de dinero en circulación buscando que los precios no aumenten o disminuyan de manera significativa.

¿Qué es la inflación y cuándo se produce?

La inflación es considerada como un fenómeno económico que se presenta cuando existe un aumento desordenado en los precios de una gran parte de los bienes y servicios que se ofrecen en un país determinado y por un largo período de tiempo.

La forma en que la población se percata de la inflación es cuando cae en la cuenta de que no es posible adquirir los mismos bienes y servicios con la misma cantidad de dinero que se pagaba por ellos anteriormente. Este fenómeno afecta principalmente a la población de bajos recursos, clase media baja, hacia abajo, y a aquellas personas que no tienen acceso a los servicios financieros.

Una subida de precios, y por lo tanto la presentación del fenómeno de la inflación, puede darse por diversas circunstancias, la causa principal de la inflación es un aumento en el circulante, cuando las personas sienten que tiene más dinero incrementan sus gastos lo que produce un crecimiento en la demanda de bienes y servicios, si la capacidad productiva del país no está preparada para cubrir este aumento en la demanda se provoca escases y por lo tanto un aumento en los precios.

Entre una de las principales acciones que ocasionan el aumento de circulante está el subir los salarios de forma generalizada y en un porcentaje alto. Otra causa puede ser la relación que el precio de un bien o servicio tiene con otros artículos del mercado, por ejemplo, si el precio de los combustibles sube el precio de muchos bienes como alimentos y vestidos, así como de algunos servicios como el transporte también sube, debido a que utilizan gasolina para transportar los bienes o para prestar los servicios, esto lleva a una escalada de precios en la cual muchos bienes y servicios también suben, lo que lleva a un proceso de inflación.

Para evitar esto, los bancos centrales de los países deben de saber a qué ritmo se elevan los precios con el fin de aplicar medidas que frenen este aumento. En México, BANXICO, El Banco de México, es la institución encargada de medir la velocidad en que aumentan los precios y establecer las medidas necesarias para frenar ese crecimiento, para ésto desarrolló el concepto de Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) que mide la variación de los precios al consumidor de un conjunto de bienes y servicios que son considerados como los principales que afectan la inflación.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) es el encargado de llevar a cabo la medición del INPC, esta medición la realiza mensualmente y analiza 235 mil precios de productos y servicios en las 46 principales ciudades de la República Mexicana. Con estos valores, BANXICO realiza las acciones necesarias para controlar la inflación.

¿Qué es la deflación y cuándo se produce?

La deflación es un fenómeno económico contrario a la inflación que se presenta cuando los precios de los bienes y productos de un país bajan de precio de forma constante. Esta disminución de precios se presenta cuando el efectivo circulante empieza a disminuir, lo que lleva a una apreciación de la moneda aumentando así el poder adquisitivo del dinero, es decir, las personas pueden comprar más bienes y servicios con menos dinero, lo que hace que los precios bajen.

Para efectos prácticos se puede definir a la deflación como una baja generalizada de precios en un país.

La deflación no solo se presenta cuando el circulante aumenta, también se puede dar cuando existe una sobreproducción de bienes y servicios, lo que aumenta la oferta de éstos llevando a una disminución generalizada de precios. La deflación se rige por La Ley de la Oferta y la Demanda.

El fenómeno de la deflación tiene algunas ventajas, pero también desventajas, entre sus ventajas tenemos que al aumentar el poder adquisitivo de las personas los inversionistas empiezan a invertir en bienes de capital y a emplear trabajadores hacia puestos más especializados; los trabajadores, al tener dinero de sobra, empiezan a ahorrar por lo que hay más dinero para prestar, llevando esto a una baja de intereses. Los ciclos de  inflación y deflación ayudan a equilibrar los precios en un país, lo que favorece a sus habitantes.

Aunque pareciera que la deflación son puros beneficios debido a que el poder adquisitivo de las personas aumenta, es decir, es posible comprar más con menos, si se analiza a profundidad se pueden ver las desventajas de este fenómeno económico, entre ellas que la deflación provoca una espiral económica de disminución de precios y salarios, una espiral contraria a la de la inflación.

Al bajar los precios puede llegarse a un punto en que el consumo se detenga pues las personas tienen satisfechas sus necesidades, lo que obliga a disminuir la producción y a eliminar empleos, por lo que el consumo se reduce aún más. Al haber menos producción y mayor oferta los precios vuelven a bajar, cayendo así en la espiral deflacionista.

Cuando el banco central anuncia una deflación los inversionistas tienden a esperar a que los precios bajen, ya que consideran que comprar hoy resultará más caro que comprar mañana. El principal problema de una deflación es que se puede caer en una recesión; es por esto que los bancos centrales siempre establecen como un objetivo financiero mantener una inflación cercana al 2%, ya que si una inflación alta tiene efectos negativos para una economía, una deflación es un problema aún más grave