Las claves de la economía de los mayas

Los mayas, fueron una civilización precolombina que floreció entre los siglos III y XV. Su desarrollo e influencia abarcó el sur de Yucatán, parte de Guatemala y Honduras. Aunque no estaban organizados en un estado unificado, sí se hallaban constituidos por Ciudades-Estado independientes. Sin duda esto permitió que su comercio y cultura se fortaleciera, sin embargo para entender las claves de la economía de los mayas hay que ahondar en otros aspectos claves que hemos de abordar en este artículo.

Zona de influencia de los mayas

La cultura maya tuvo su zona de influencia y dominio en Yucatán, Campeche, Tabasco, Quintana Roo y la zona oriental de Chiapas (México), Guatemala, Honduras, El Salvador y Belice. La extensión territorial de sus posesiones se calcula entre 325.000 a 400.000 km2. En lo tocante a sus límites se puede establecer con certeza que eran el Golfo de México y mar de las Antillas; el Océano Pacífico; el Río Grijalva, y el Río Ulúa en Honduras y el Río Lempa en El Salvador.

Como puede apreciarse el territorio y zona de influencia fue de gran importancia e impactó en la forma de organización. cultura, educación, alimentación y, por supuesto, del comercio.

Forma de comercio de los mayas

Como todas las culturas de esta época, los mayas eran especialistas en aprovechar todos los recursos y bienes materiales a su disposición. De ahí que la mayorías de sus asentamientos (ciudades-estado)  estuvieran ubicadas, primordialmente, en sitios con acceso a lugares estratégicos que les permitían aprovisionarse adecuadamente de estos elementos. O bien, lograr un adecuado comercio con las otras ciudades.

Cabe señalar que fue durante el periodo Clásico que la península de Yucatán tuvo mayor importancia para los mayas. No obstante el agotamiento de las actividades comerciales, supuso el colapso de la actividad de las tierras bajas centrales y su posterior migración a otras áreas.

Monedas de cambio de los mayas usadas en sus transacciones comerciales

Debido a su cercanía con el mar, los mayas utilizaron este recurso para obtener apoyo económico y agrario a través de un intenso intercambio comercial. De esta manera se sabe que ciudades comoChunchucmil, Tzeme, y Dzibilchaltùn fueron grandes centros productores de este producto.

Asimismo, se sabe que utilizaban otros productos como frijoles de cacao, cáscaras marinas, maíz, chile, mandioca, amaranto, palmas, vainilla, aguacate, tabaco, entre otros tantos productos para llevar a cabo trueques que les permitían hacerse de materias primas o productos necesarios para su alimentación  y su economía. En lo tocante a minerales, se sabe que comercializaban con piedras preciosas como obsidiana, jade para elaborar artículos y herramientas.

Entre los bienes más importantes que circulan dentro de la red de comercio de larga distancia se encuentran la obsidiana, el jade, turquesa y quetzal.

Las rutas comerciales mayas

El comercio fue fundamental para la economía de los Mayas, ya que les permitió expandir su influencia comercial, política, y cultural. Para ello establecieron una extensa red comercial que permitiera un eficiente tráfico de mercaderías y productos que se requerían en todas las ciudades.

De esta forma, productos como pieles de animales (como el jaguar, o venado), carne para consumo humano (pecarí o coche de monte, cabrito o huitzizil, monos, armadillo, tepezcuintle y la cotuza) o plumas de aves (como del quetzal), el tabaco, la miel, el hule, la vainilla, por mencionar algunos.

De acuerdo diferentes especialistas había cuatro grandes rutas regulares de comercio exterior:

1.  La ruta terrestre del Golfo de México que venía del Valle de Anáhuac, bajaba por la franja costera del Golfo, cruzaba las tierras mayas siguiendo el curso del río Usumacinta y se internaba en Centroamérica por la sección oriental cercana a las costas del mar Caribe.

2.  La ruta del Pacífico partía también del altiplano rumbo a Oaxaca, enlazando ciudades como Teotihuacan y Monte Albán y corría al sur por la franja costera del Pacífico hasta Guatemala y El Salvador.

3.  La ruta comercial marítima del Caribe enlazaba todo el territorio maya probablemente desde Nicaragua, rodeando la Península de Yucatán e internándose en las aguas del Golfo de México.

La ruta de comercio marítimo de las costas del Pacífico se iniciaba también en Nicaragua y subía rumbo al norte hasta Oaxaca y probablemente continuaba hacia las tierras del Occidente de México.

Gran parte de los puertos comerciales se concentraron en el actual estado de Quintana Roo, pero la ruta comercial partía desde lo que hoy es Cd. del Carmen en Campeche pasando por Chanputún (Champotón), Ah kin pech (Campeche), Jaina, Celestún, Xcambó, Isla Cerritos, Bella Vista, Isla Contoy, Isla Mujeres, El Rey, Playa del Carmen, Polé (Xcaret), Cuzamil, Tankah, Tulum, Ambergris Cay, Santa Rita, Cerritos, Moho Cay, Cayo San Jorge, Wild Cane Cay terminando en Isla Roatán en Honduras.

Si bien el legado histórico y cultural que aportaron los mayas a todos los países que actualmente ocupan los territorios que alguna vez dominaron los mayas, es necesario recalcar que todo ello fue el resultado de una confluencia de intereses, acuerdos, forma de organización y conocimientos que hicieron posible su florecimiento y su afianzamiento.