En qué consiste la ley de los rendimientos decrecientes

La ley de los rendimientos decrecientes es una ley de la economía, que como cualquier tipo de ley científica se usa para definir algunos fenómenos de la economía.

Una ley económica determina que cuando surgen algunos factores económicos, invariablemente va a manifestarse un tipo de fenómeno.Lo que explica el comportamiento de la economía cuando se presentan estos fenómenos se llama ley económica, esto es así debido a que invariablemente se dan determinadas condiciones que hacen que el comportamiento de la economía se dé como lo describe la ley económica.

¿Qué es la ley de rendimientos decrecientes?

Una de las primeras leyes de la economía actual se le conoce como la ley de los rendimientos decrecientes y determina que según se sumen elementos productivos a la elaboración de un producto o servicio, éste va a disminuir.

Esto se da de una forma marginal, debido a ello a la ley de los rendimientos decrecientes también se le llama ley de los rendimientos marginales decrecientes.

La ley de los rendimientos decrecientes indica que el rendimiento de la elaboración es inversamente proporcional al incremento de uno de los elementos productivos, esto si los otros se conservan constantes, esto quiere decir que cuando crece uno de los elementos de producción y los otros se conservan de manera constante, los rendimientos de elaboración disminuyen.

Lo que indica entonces la ley de rendimientos decrecientes es que al elaborar o dar un servicio si se multiplica uno de los elementos de producción y los otros no varían, el número de la producción cada vez será menos.

Esto quiere decir que al incrementar un elemento productivo y conservar constantes los demás esto hace que disminuya la producción.

Según lo que indica la ley de rendimientos decrecientes, cualquier actividad económica transita por un periodo de crecimiento, después entra en una etapa de estabilización y posteriormente aunque se le añadan más recursos se mantiene en el punto de estabilización.

Es indispensable que se den determinadas condiciones para que la ley de rendimientos decrecientes se efectúe, como que los elementos de producción sean semejantes, por ejemplo que los empleados o los equipos sean los mismos siempre.

La ley de rendimientos decrecientes indica otro requisito y es que los elementos de producción siempre cuentan con factores adicionales que se tienen que cumplir, como es el caso de que los equipos de producción siempre tienen un programa de mantenimiento y la seguridad social o prestaciones que se deben de pagar a los trabajadores.

¿Cómo funciona la ley de rendimientos decrecientes?

A la manera en que actúa la ley de rendimientos decrecientes se le considera un modelo que surge de la experiencia, en donde se indica que la productividad se conserva constante cuando los elementos de producción se conservan constantes y que para que la producción aumente es obligatorio que los elementos de producción también lo hagan.

Aunque la ley de rendimientos decrecientes también indica que si el incremento de los elementos de producción se da únicamente en alguno de éstos, puede ser que se dé un incremento en la producción, pero que a largo plazo éste de nuevo se estancará si únicamente se aumenta uno de los elementos productivos y posteriormente la producción comenzará a decrecer.

Para demostrar que la ley de rendimientos decrecientes se da veremos el siguiente ejemplo: si se desea fabricar una mesa de 2 x 2 m y se tienen 4 m2 de madera, 4 patas y un carpintero, además de que como lo indica la ley de rendimientos decrecientes están los accesorios inherentes a los elementos de producción, que en este caso serán los clavos y el martillo, que son los que tiene consigo el carpintero para realizar la elaboración de la mesa de madera.

Para ello el carpintero trabaja en la realización de la mesa en una jornada laboral que es de 12 horas, lo que se traduce en que ésta es la productividad del carpintero.

Para aumentar la productividad en la realización de la mesa se contrata a otro carpintero que ayude a a la elaboración, entonces se cuenta con dos carpinteros que trabajan en la elaboración de la mesa haciendo cada uno la mitad, por lo que terminan la mesa en 6 horas, lo que quiere decir que mejoraron la productividad en un 100% ya que el tiempo de elaboración se redujo a la mitad.

Entonces para que la productividad aumente se contrata a un carpintero más, para que ayude con la elaboración de la mesa, aunque solo se tiene un martillo y un paquete de clavos, por lo que se creería que se terminará la mesa en 3 horas, pero esto no es así, ya que se terminó en 4.5 horas, por lo que el rendimiento de la producción ya no fue al 100%, sino que tuvo un incremento menor.

Entonces se creería que si se pusieran 12 carpinteros a trabajar se terminaría la mesa en una hora, ya que se termina en 12 con un solo carpintero, pero esto no es así, puesto que según la ley de rendimientos decrecientes, se esperaría que el rendimiento decrezca debido a que si hubiera 12 carpinteros con un solo martillo y una única bolsa de clavos para armar la mesa, éstos se estorbarían entre sí, esto es debido a que no se aumentaron los demás factores productivos, por lo que en lugar de incrementar la producción muy probablemente ésta bajará y terminarán la mesa en más de 12 horas.

En otro ejemplo de la ley de rendimientos decrecientes podemos considerar el mismo caso de la fabricación de la mesa, pero en lugar de aumentar un elemento de producción que es el carpintero, ahora se aumentará la madera, los clavos y el número de martillos, teniendo únicamente a un carpintero. Esto significa que el carpintero no va a poder construir la mesa más rápido y su tiempo de producción será el mismo que son 12 horas, además de que tal vez su tiempo de producción disminuya al tener mucho material a su alrededor estorbando su trabajo.

En este caso se vuelve a cumplir la ley de rendimientos decrecientes, debido a que si únicamente se aumenta uno de los elementos de producción, ésta no aumenta sino que se estanca y al final puede llegar a disminuir.