Pensión de cesantía: qué es y cómo calcular el monto que tienes en tu fondo

En México, cada año que pasa se incrementa el número de personas con edad para exigir una pensión por cesantía en edad avanzada o vejez, y para hacer frente a esta problemática, en 1997 entró en vigor una nueva Ley del Seguro Social, cuya principal modificación se dio en el sistema para el otorgamiento de una pensión en México, con el objetivo de salvaguardar el bienestar de su población en edad de retiro.

Qué es la pensión de cesantía

Las Pensiones de Cesantía en Edad Avanzada o Vejez, se otorgan al asegurado que habiendo cumplido sesenta y sesenta y cinco años de edad, respectivamente, cuente con el periodo mínimo de cotización que prevé la Ley del Seguro Social, haya causado baja del Régimen Obligatorio del Seguro Social, esté privado de trabajo remunerado y se encuentre vigente en sus derechos.

Si una persona tiene 65 años cumplidos o más puede solicitar la Pensión de Vejez. Los asegurados con cotizaciones anteriores al 1 de julio de 1997, podrán elegir entre los beneficios del esquema de pensiones de la Ley del Seguro Social de 1973 o los de la Ley del Seguro Social de 1997.

El periodo mínimo de cotización que prevén los ordenamientos señalados son: 500 semanas de cotización (Ley del Seguro Social vigente hasta el 30 de junio de 1997)  y 1250 semanas de cotización (Ley del Seguro Social vigente a partir del 1 de julio de 1997).

Para qué sirve la pensión de cesantía

Su objetivo principal es salvaguardar el bienestar de su población en edad de retiro, misma que ocurre, según lo estipulado en la Ley del Seguro Social a los 65 años de edad, cuando un asegurado queda privado de trabajos remunerados. Mediante este pago periódico, o renta vitalicia, que recibe una persona al cumplir con los requisitos establecidos en la Ley del Seguro Social,

Actualmente existen dos esquemas para lograr una pensión por cesantía en edad avanzada o vejez:

Régimen de la Ley del Seguro Social 1973
Para ser acreedor a este régimen, el asegurado:

  • Tenga cumplidos al menos 60 años de edad al momento de presentar la solicitud de Pensión de cesantía en edad avanzada y 65 años para la Pensión de vejez. 
  • Haya causado baja en el Régimen Obligatorio de la Ley del Seguro Social.
  • Se encuentre privado de trabajo remunerado.
  • Haya estado inscrito al amparo de la Ley del Seguro Social vigente hasta el 30 de junio de 1997.
  • Tenga registradas ante el Instituto un mínimo de 500 semanas de cotización.
  • Esté vigente en sus derechos ante el Instituto o dentro del periodo de conservación de derechos que prevé la Ley.

Régimen de la Ley del Seguro Social 1997

Para ser acreedor a este régimen, el asegurado:

  • Tenga cumplidos al menos 60 años de edad al momento de presentar la solicitud de pensión de cesantía en edad avanzada y 65 años para la pensión de vejez.
  • Haya causado baja en el Régimen Obligatorio de la Ley del Seguro Social.
  • Se encuentre privado de trabajo remunerado.
  • Tenga registradas ante el Instituto un mínimo de 1,250 semanas de cotización. Si no reúne las 1250 semanas de cotización y habiendo cumplido sesenta años, podrá retirar el saldo de su cuenta individual en una sola exhibición o seguir cotizando hasta cubrir las semanas necesarias para el otorgamiento de la pensión. En este caso, si el asegurado tiene cotizadas un mínimo de setecientas cincuenta semanas tendrá derecho a las prestaciones en especie del Seguro de Enfermedades y Maternidad.

Cómo calcular el monto que tienes en tu fondo para la pensión de cesantía

Existen diversos métodos para calcular el monto que tienes en tu fondo para la pensión de cesantía al finalizar el periodo de vida laboral. Sin embargo nosotros recomendamos la Calculadora de retiro, una herramienta diseñada especialmente para el IMSS, que permite conocer a detalle cada aspecto inherente a este proceso.
Asimismo, también están a disposición del público en general la Calculadora para personas que cotizan al ISSSTE y la Calculadora para trabajadores independientes.
Todas estas herramientas están diseñadas para conocer con exactitud los montos y aportaciones que una persona debe realizar para tener una calidad de vida digna al retirarse de las actividades laborales.
Finalmente sólo queda señalar que el ahorro como herramienta de ayuda, permitirá fortalecer un patrimonio individual que permita una vejez libre de preocupaciones.