Qué es el flujo de efectivo y tipos

Para poder realizar una buena gestión de los recursos financieros las empresas utilizan el estado financiero conocido como flujo de efectivo.

La gestión de los recursos financieros es necesaria en todas las empresas, ya que es a través de esta gestión que es posible realizar la planeación de los compromisos contraídos basándose en los ingresos de dinero.

¿Qué es el flujo de efectivo?

El flujo de efectivo, también conocido como cash flow, por su nombre en inglés, es un término de uso común por parte de los financieros de una empresa y se refiere al estado financiero, en el cual se registran las entradas y salida de recursos financieros en efectivo y la disponibilidad de estos recursos a una fecha determinada, es decir, la liquidez de una empresa.

La información que brinda el flujo de efectivo sirve para medir qué tan bien se encuentran las finanzas de una empresa, ya que es mediante este estado financiero que las empresas pueden comprometer pagos basándose en los ingresos líquidos que reciben.

Un buen flujo de efectivo es aquel en el cual una empresa tiene la liquidez suficiente para poder afrontar sus pagos en las fechas convenidas.

Un flujo de efectivo deficiente es aquel en el cual, a pesar de tener ingresos, no existe la suficiente liquidez para poder cubrir las obligaciones contraídas en el tiempo convenido.

Mediante una proyección sobre el flujo de efectivo es que las empresas pueden saber si contarán con el dinero para cubrir sus obligaciones futuras.

Este estado financiero es de grana utilidad principalmente a las pequeñas y medianas empresas que son las que más riesgos tienen de tener un flujo de efectivo deficiente, debido a que la mayoría de las empresas tienen plazos de pago de 30 días o más.

Con el conocimiento del flujo de efectivo es posible realizar las previsiones necesarias para contar con el efectivo en el momento en que se requiera realizar algún pago.

Mediante el análisis de su flujo de efectivo una empresa puede realizar una correcta administración del efectivo y tomar las medidas necesarias para tener el suficiente dinero disponible para realizar sus operaciones oportunamente, como son sus pagos de nómina o cubrir sus gastos operativos.

Entre las medidas que los financieros toman para regular el efectivo están el de incrementar las entradas de efectivo, ya sea a través un aumento en el volumen de las ventas o mediante un aumento de precios; otra forma es tratando de agilizar las entradas de efectivo aumentando las ventas de contado o reduciendo los plazos de las ventas a crédito; también la disminución de las salidas de efectivo ayuda a mantener un flujo de efectivo sano, esto se logra disminuyendo los descuentos que se ofrecen o negociando mayores plazos para los pagos que se tienen pendientes.

Un flujo de efectivo negativo es aquel en donde los egresos de efectivo son superiores a los ingresos y esto es tomado como una mala salud financiera de una empresa, pues pude indicar un sobre endeudamiento.

Por el contrario, un flujo de efectivo positivo, en donde los ingresos son mayores a los egresos, indica la situación financiera sana de una empresa, ya que no tendrá problemas poder poder cumplir las obligaciones que se hayan contraído.

Otra de los beneficios que ofrece este estado financiero es el de dar información a la empresa sobre el excedente de efectivo, es decir, el efectivo que queda después de haber efectuado todos los pagos, de esta forma se tiene la posibilidad de invertir ese dinero y así poder generar una mayor utilidad.

Flujo de efectivo de actividades de financiación.

En ocasiones las empresas requieren de efectivo, ya sea para invertir en activos fijos o para cubrir alguna obligación, en estos casos recurren a fuentes de financiamiento, es decir conseguir el dinero que se necesita de fuentes externas; este recurso y sus operaciones consecuentes son controladas a través de un flujo de efectivo particular denominado de financiación.

El flujo de efectivo de las actividades de financiación se refiere a las entradas y salidas de dinero correspondientes a actividades de financiamiento que una empresa pueda tener, los ingresos reportados en este tipo de flujo de efectivo son préstamos obtenidos de entidades financieras o de terceros así como el ingreso obtenido por la colocación de acciones o títulos; y los egresos son los pagos intereses generados por el financiamiento, en este tipo de flujo de efectivo también se consideran los pagos de dividendos a accionistas.

Flujo de efectivo de actividades de inversión.

Existen ocasiones en que las finanzas de una empresa están siendo bien administradas, de tal forma que una vez que se han cubierto los pagos de un período queda un sobrante de efectivo, el cual es invertido. Este efectivo es registrado en el flujo de efectivo de actividades de inversión.

El flujo de efectivo de las actividades de inversión reporta los ingresos y egresos derivados de la adquisición de cualquier instrumento de inversión, así como la compra de bienes muebles e inmuebles que tiene como objetivo su enajenación para recibir un beneficio por su uso.

Forman parte de este flujo de efectivo los intereses recibidos por intereses devengados en la adquisición de pagarés o bonos, así como el dinero que se recibe por la renta de algún bien que se haya adquirido con esta finalidad.

En ente tipo de flujo de efectivo los ingresos son los rendimientos recibidos por las inversiones realizadas, así como el dinero recibido como producto de la enajenación de algún bien; mientras que los egresos son representados por el dinero invertido o utilizado para la compra de algún bien, así como los gastos en los que se incurre en el mantenimiento de los bienes de inversión.

Flujo de efectivo de actividades de explotación.

El flujo de efectivo por las actividades de explotación es el flujo operativo de una empresa, es decir es el que se obtiene por la realización de las actividades propias de la empresa, siendo el flujo de efectivo principal, ya que es el que debe de soportar la operación de la empresa.

En este tipo de flujo de efectivo los ingresos son las entradas de dinero generadas por las ventas de las mercancías o servicios que la empresa provee, mientras que las salidas son todos los pagos operativos que se tiene que realizar, como son los pagos de sueldos y salarios, la compra de materia prima, así como el pago de todos los servicios necesarios para la operación de la empresa, como son renta, luz, agua, etcétera.