¿Qué es una sociedad anónima abierta y sus características?

Para entender que es una sociedad anónima abierta es necesario definir primero el concepto de sociedad anónima.

La mayoría de los países permiten la existencia de sociedades mercantiles de libre empresa, que favorecen el desarrollo económico; para que este desarrollo se dé y beneficie al país estero es necesario que las empresas se puedan constituir libremente, es decir, sin restricciones. El propósito que estas sociedades mercantiles buscan es, entre otros, obtener un beneficio económico.

¿Qué es una sociedad anónima abierta?

La sociedad anónima es un tipo de sociedad mercantil que existe bajo una denominación y está conformada únicamente por socios cuya obligación se limita al pago de sus acciones. Este tipo de sociedad mercantil es formada libremente, pero debe de ser distinta a otro tipo de sociedades y su denominación siempre debe de ir seguida con las palabras “sociedad anónima” o las siglas “S.A.”

En resumen, se entiende que una sociedad anónima aquella sociedad mercantil que se conforma bajo una denominación social, que siempre, después de su denominación, va seguida por las siglas “S.A.” y que los socios responden únicamente al límite del pago de sus acciones.

Con base a lo anterior, una Sociedad Anónima Abierta se caracteriza porque es constituida por pocas personas que requieren del capital de una gran cantidad de personas, y por lo tanto recurren para capitalizarse al mercado bursátil inscribiendo sus acciones en el Registro Público de Valores con la finalidad de cotizarlas en la Bolsa de Valores.

Es precisamente el hecho de emitir acciones que se ofertan en el mercado bursátil para financiarse, por lo que estas sociedades anónimas reciben la característica de abiertas, ya que cualquier persona puede invertir en este tipo de sociedades, sin mayor requisito que el de tener capital para comprar acciones.

Características de una sociedad anónima abierta.

Composición de los socios o accionarios:

Una sociedad anónima abierta se encuentra formada por un grupo heterogéneo de accionarios en los que destacan aquellos que influyen en las decisiones que se toman en la empresa, que son los socios que la controlan; y un grupo de accionarios que se desatienden del funcionamiento de la empresa y renuncian a su derecho a voto, estos socios son los inversionistas que adquieren acciones en el mercado bursátil y solo esperan obtener un beneficio sin participar en la administración del negocio.

Capital:

El capital social debe de estar representado por acciones nominativas, estas acciones están integradas por las aportaciones de los socios, quienes no responden personalmente sobre las deudas de la empresa.

Con respecto a los socios:

Para formar una sociedad anónima abierta se requiere de por lo menos dos socios, que pueden ser personas físicas o morales y no existe un tope en el número de socios que pueden participar en la empresa.

Asambleas:

Las sociedades anónimas abiertas deben de convocar a sus asambleas a través de una publicación que permita que todos los socios o accionistas de la empresa se enteren de la asamblea, fecha, hora y lugar en se llevará a cabo.

Con respecto al directorio:

En una sociedad anónima abierta no se permite tener un administrador único, la empresa debe de contar, necesariamente, con un directorio y éste debe de tener por lo menos una reunión al mes.

Con respecto a la fiscalización:

En una sociedad anónima abierta la fiscalización privada es obligatoria y quedan sujetas al control estatal para su funcionamiento en su caso, su liquidación.

Con respecto a los derechos patrimoniales:

En una sociedad anónima abierta es permisible el pago de intereses sobre las acciones.

¿En qué momento una sociedad anónima se considera como abierta?

Para que una sociedad anónima sea considera abierta es necesario que ésta haya realizado una oferta pública primaria de acciones o de obligaciones que puedan ser convertidas en acciones.

Número de accionistas:

Una sociedad anónima abierta debe de contar con por los menos 750 accionistas.

Participación del capital en la sociedad:

En una sociedad anónima abierta 175 o mas accionistas deben de tener en su poder por lo menos el 35% del capital de la empresa.

Constitución:

Para que una sociedad anónima pueda convertirse en abierta es necesario que todos los accionistas con derecho a voto aprueben de manera unánime la adaptación de este régimen.

Contabilidad:

Las sociedades anónimas abiertas tiene la obligación de llevar libros contables considerados como principales.

Pago de dividendos:

Las sociedades anónimas abiertas solo pueden pagar dividendos sobre las acciones de acuerdo a las utilidades obtenidas.

Ventajas de una sociedad anónima abierta.

Es muy importante conocer las ventajas y las desventajas que ofrece la constitución de una empresa bajo el régimen de sociedad anónima abierta, ya que de esta forma se tendrán los elementos necesarios para determinar si es la sociedad comercial que conviene a los socios o no.

Si la intención es la de crear una empresa que trabaje con volúmenes grandes de negocio, capital, mercancías, clientes; lo más recomendable es crearla bajo el régimen de sociedad anónima abierta.

Los socios, al tratarse de una sociedad anónima abierta, pueden comprar o vender libremente sus acciones.

La sociedad anónima abierta puede cotizar en la bolsa de valores y colocar a través del mercado bursátil sus acciones.

Las sociedades anónimas abiertas son sociedades de responsabilidad limitada por lo que el patrimonio de sus socios y accionistas se encuentra protegido, ya que sus obligaciones no superan el monto de las acciones que poseen.

La administración y gestión de la sociedad puede ser llevada a cabo por un grupo de personas que no sean accionistas, lo que permite una visión independiente de la dirección que debe de tomar la empresa.

Desventajas de una sociedad anónima abierta.

A pesar de las grandes ventajas que ofrece una sociedad anónima abierta hay que tomar en cuenta lo siguiente a la hora de su creación:

Las sociedades anónimas abiertas están sujetas a una administración poco flexible lo que puede ser un freno en su crecimiento o evolución.

Dado que las sociedades anónimas abiertas son creadas para el manejo de grandes volúmenes de negocio no son una opción para un inversor único, se requiere de un grupo de inversores para su constitución.

No es posible controlar el acceso a la empresa de personas desconocidas, ya que las acciones se encuentran a la venta en la Bolsa de Valores.