¿Qué es y para qué sirve el CVV de la tarjeta de crédito?

Dentro de las medidas de seguridad que las tarjetas bancarias tienen, se encuentra el CVV (Card Verification Value). El uso de tarjetas bancarias ha aumentado y es que muchas personas realizan operaciones de compra de productos y servicios online, a través de Internet, y este tipo de transacciones se realizan a través de una tarjeta ya sea de débito o crédito, ya que son una de las formas más seguras de realizar este tipo de operaciones.

 

Actualmente el uso del dinero en efectivo para realizar pagos y compras ha ido disminuyendo, las personas prefieren realizar transferencias electrónicas o realizar sus compras mediante el uso de sus tarjetas de crédito o débito.

Las razones para esta tendencia es la seguridad, cargar dinero en efectivo es más riesgoso que utilizar una tarjeta de débito o crédito, ya que éstas tienen, parte de un seguro contra robo o extravío, una serie de medidas de seguridad que nos garantizan que el dinero en la cuenta se encuentra seguro.

¿Qué es el CVV de la tarjeta de crédito?

Además de los dígitos que forman parte del número de tarjeta existen un par de grupos de números que cumplen funciones de seguridad. Estos grupos son la fecha de caducidad de la tarjeta y el CVV de la tarjeta de crédito. Ambos sirven para demostrar que quien está realizando la transacción tiene la tarjeta en su poder.

El CVV de la tarjeta de crédito, acrónimo que viene del nombre en inglés (Card Verification Value) es un código de verificación formado por tres o cuatro números, con el que cuentan las tarjetas bancarias, ya sea de débito, de crédito o de prepago, y cuya finalidad es verificar que la persona que está realizando una transacción tiene físicamente el plástico.

Tipos de CVV.

Existen dos tipos de CVV de la tarjeta de crédito:

1. CVV de la tarjeta de crédito tipo 1: Usado en transacciones en las que es necesario presentar la tarjeta, Cuando se pasa ésta a través de la máquina lectora se envía el CVV de la tarjeta de crédito al banco emisor y si es válido se acepta la transacción. En este caso el código va encriptado en la banda magnética y sirve para garantizar que la persona que está realizando el cobro tiene la tarjeta en sus manos.

2. CVV de la tarjeta de crédito tipo 2: Usado en transacciones en las que no es necesario presentar la tarjeta físicamente, por ejemplo, en las compras online.

El CVV de la tarjeta de crédito está formado por tres dígitos que en la mayoría de las tarjetas se encuentran impresos en la banda de firma que se encuentra al reverso de la tarjeta, a excepción de las tarjetas de American Express que se encuentra en la parte frontal de la tarjeta.

El CVV de la tarjeta de crédito es único por cada tarjeta, si se repone una tarjeta, el CVV de la tarjeta de crédito y la fecha de caducidad cambian.

¿Para qué sirve el CVV?

El CVV de la tarjeta de crédito es una medida de seguridad de las tarjetas bancarias o de pago, sirve para verificar que una operación está siendo realizada por la persona que tiene físicamente la tarjeta, ya que este código solo se encuentra impreso en la parte posterior de la misma.

Por lo general en las compras y/o pagos realizados por Internet o vía telefónica se le pide al cliente que ingrese este código; siendo, junto con el número de tarjeta y la fecha de caducidad, una medida de seguridad.

El objetivo principal del CVV de la tarjeta de crédito es el dar mayor seguridad al tarjeta habiente en las operaciones que realice, ya sea a través de Internet o por vía telefónica, reforzando las medias de seguridad de la tarjeta. Como este código se encuentra impreso sin relieve, no es posible obtenerlo mediante copias de carbón de la tarjeta.

Recomendaciones sobre el CVV.

Como se ha mencionado anteriormente, el CVV de la tarjeta de crédito es una medida de seguridad contra el mal uso de una tarjeta bancaria, pero es necesario llevar a cabo una serie de acciones para asegurarnos de que no se haga mal uso de esta información.

* La primera medida de seguridad que debemos de tomar es la de no proporcionar el CVV de la tarjeta de crédito ni ningún dato de nuestra tarjeta por correo o por ningún otro medio, hay que recordar que ésta es información confidencial.

* Cuando realizamos una compra por internet debemos asegurarnos de que se trata de un sitio seguro, que la dirección empiece con https y que, si te manda a otra dirección de correo en el proceso de pago, sea una página segura, como puede ser un portal bancario o de PayPal, por ejemplo; independientemente, siempre debes de cerciorarte de que la página a la que has sido direccionado es una página segura, es decir, que tiene https en su dirección.

* Cuando realizamos un pago o compra vía telefónica debemos de asegurarnos de que estamos hablando a la compañía o empresa con la cual queremos hacer la transacción, antes de proporcionar el CVV de la tarjeta de crédito. Cuando el agente captura los datos de la tarjeta éstos no se le presentan en su pantalla de captura, sin embargo, es necesario siempre recordar el nombre de la persona que nos atendió, el día y la hora en que se realizó la transacción, así como el monto.

* La tarjeta de crédito constantemente es puesta en manos de otras personas cuando se realiza un pago y nadie nos garantiza que no tomen los datos de ella para realizar compras no autorizadas, afortunadamente en la actualidad, cada operación de nuestras tarjetas envía una alerta al Smartphone o al correo electrónico informando sobre la transacción. En el momento en que se ve alguna transacción sospechosa es necesario reportarla de inmediato la banco para que se bloquee ese plástico y se pueda reclamar el monto del dinero utilizado.

* Nunca se debe de dejar la tarjeta en un lugar que sea visible para otras personas o que puedan tomarla fácilmente, ya que con solo tener cierta información de la tarjeta, alguna persona puede realizar compras por Internet.

* Revisar constantemente le historia de consumos de las tarjetas y en el momento de encontrar transacciones no reconocidas informar de inmediato el banco y pedir que se suspenda la tarjeta solicitando una reposición y la aclaración de los cargos no reconocidos.

Aunque las tarjetas tienen ciertas medidas de seguridad, como el CVV de la tarjeta de crédito y la mayoría de los sitios de venta por Internet ofrecen seguridad, ésta está en manos del tarjeta habiente, quien es el responsable de monitorear los movimientos de sus cuentas.