10 trucos para obtener un crédito educativo

Una de las principales razones por las que muchas personas abandonan sus estudios es la económica, llega un momento en que es complicado afrontar los gastos de material didáctico, colegiaturas, transporte, etcétera. Es por esta razón que obtener un crédito educativo es una buena opción.

Existen varias instituciones financieras que otorgan créditos educativos, estos créditos tienen la finalidad de apoyar al estudiante en la terminación de sus estudios medio, superior y de posgrado.

Sin embargo, antes de embarcarse con uno de estos créditos, es necesario informarse acerca de los créditos educativos que se ofertan para elegir el que mejor se adapte a las necesidades de cada estudiante.

Una vez elegida la institución, es necesario realizar el trámite para obtener un crédito educativo, a continuación, se mencionan 10 trucos para obtener un crédito educativo.

1.- Evalúa todas las opciones.

El primer truco para obtener un crédito educativo es el evaluar todas las opciones que se ofrecen en el mercado. Hay que tener en mente que las instituciones que ofrecen un crédito educativo lo hacen con el objetivo de ganar dinero.

El conocer las condiciones del crédito como tasa de interés, plazos de pago, monto de las cuotas es importante para llevar a cabo una planeación que te permita pagar el crédito sin contratiempos.

2.- Determina tu capacidad de pago.

Otro de los trucos para obtener un crédito educativo es el poder determinar la capacidad de pago antes y después de haber concluido los estudios.

Existen créditos educativos que se empiezan a pagar hasta que se concluyen los estudios y se comienza a laborar, por lo que saber el sueldo que se estima percibir una vez que se ingresa al mundo laboral es muy importante, existen lugares en Internet en donde puedes consultar le sueldo promedio de cada profesión a diferentes niveles.

Con esta información se debe de considerar que para que el crédito educativo sea una ayuda y no un dolor de cabeza, el monto de las cuotas a pagar no debe de superar el 20% de lo que se piensa ganar al iniciar a laborar.

Aunque el crédito educativo, por lo general, empieza a pagarse una vez que se han concluido los estudios, de ser posible se debe de comenzar a pagar desde antes para que la deuda no se incremente.

3.- No tener un mal historial crediticio.

Si se quiere obtener un crédito educativo es necesario contar con un buen historial crediticio en el buró de crédito, en caso de no tenerlo es necesario regularizar esta situación realizando el pago de los créditos con problemas. Acercarse a las instituciones bancarias para negociar el pago de las deudas atrasadas es la mejor opción ya que, en general, los bancos dan facilidades para los deudores morosos que se acercan para pagar sus deudas.

Una vez que se hayan pagado las deudas se debe de esperar un tiempo, por lo general unos 3 meses, con el objeto de que se actualice el registro del buró y se vea un buen comportamiento.

En caso de no contar con un historial crediticio un truco para logarlo es contratar una tarjeta de crédito con un límite de crédito muy bajo, la cual uses y no se tenga ningún problema en realizar los pagos. Esto hará un historial de una persona cumplida y será fácil obtener el crédito educativo.

4.- Cuidar el promedio.

Una institución que otorga un crédito educativo debe de ver la forma de garantizar que va a recuperar el capital prestado y los intereses devengados, principalmente porque se está en el entendido de que el deudor no cuenta con un ingreso fijo al momento de contratarlo por lo que se basan en el rendimiento académico, de esta forma se ve si el estudiante tiene la posibilidad de terminar sus estudios y conseguir un trabajo que le permita pagar la deuda.

Por lo que entre mejor sea el promedio y no se tengan materias reprobadas, mayor es la posibilidad de obtener el crédito educativo con mejores condiciones.

5.- Contar con un aval.

Uno de los requisitos para este tipo de créditos es que es necesario contar con un aval. Un aval es la persona que responde por la deuda si el deudor no puede pagarla, por lo que generalmente es una persona cercana. El aval debe de tener, al igual que el estudiante, con un buen historial crediticio y en ciertos casos se pide que el aval sea propietario de bienes raíces.

6.- Elegir una institución que tenga convenio con la universidad.

Al momento de elegir una institución financiera para obtener un crédito educativo se debe de investigar con cuáles tiene convenio la universidad en la que se va a estudiar, ya que de esta manera es más seguro que se obtenga el crédito educativo. En estos casos la universidad ayuda a llevar a cabo los trámites y facilita la autorización del crédito.

7.- Contar con un ingreso.

Un trabajador que estudia tiene mayores posibilidades de obtener un crédito educativo ya que, desde el principio puede ir pagando el crédito. Un trabajador que estudia solicita un financiamiento para concluir su educación, pero puede ir realizando pagos y amortizando el préstamo lo que permite ser un buen candidato a un crédito educativo.

8.- Tener una planeación de pagos muy clara.

En los créditos educativos, durante el período que se está estudiando las instituciones financieras solo piden el pago de los intereses y nada de capital, es decir, se empieza pagando poco, pero una vez que es cubre el tiempo en que se han terminado los estudios, se inicia a pagar el capital, lo que incrementa considerablemente el pago de las cuotas.

Poder realizar pagos anticipados ayudará a que las amortizaciones, una vez que se ha concluido el plazo de estudios, sean bajas y el plazo sea más corto.

9.- Determinar el monto del crédito educativo.

Si es posible no solicitar el crédito educativo por el total de las colegiaturas es mejor no hacerlo, ya que es más fácil que se otorgue el crédito si solo se requiere para una parte de los gastos escolares, que si se requiere para el 100% de éstos.

Entre más bajo sea el monto solicitado más fácil y mejores condiciones se obtendrán para el crédito educativo.

10.- Créditos Gubernamentales.

El gobierno, a través de NAFIN, tiene programas de financiamiento educativo a condiciones muy favorables. Investigar sobre este tipo de créditos y solicitarlos es una de las mejores opciones para la obtener un crédito educativo.